lunes, 23 de abril de 2018

Esencial.




En un mundo que se pierde en la riqueza material, en el poder, en el prestigio, en el reconocimiento, en el vivir del escaparate con los mejores coches, las mejores casas, la mejor ropa y las joyas más exclusivas..............que al ponderar las cosas suele equivocarse en las verdaderamente importantes.

Opino que una de las mayores riquezas, si no la que más, es ver y sentir "esa luz" en la mirada de quien quieres, porque refleja la felicidad que alberga su alma.
Y la felicidad de quienes quiero, es mi felicidad.
No hay dinero que compre ese sentimiento genuino, la espontaneidad, el impulso, lo sincero frente a lo fingido, lo que sale del corazón sólo al desnudar el alma sin miedos.

Quien tiene esa riqueza, previamente la ha dado, y al venirle de vuelta la ha duplicado.
Esas miradas llenan mi hoy, aquí y ahora. Me esfuerzo en que así sigan siendo.
Y al mismo tiempo anidan en mi corazón a través del recuerdo, del momento y de los lugares que hablaron de las risas compartidas, del encuentro casual, del buscado. Que llenaron mis tardes de interminables charlas, de las primeras veces.
Y que siguen haciéndolo, con las últimas también.

Junto a la luz de sus miradas, no hay mejor lugar en el mundo que aquel rincón que susurre el nombre de quienes amamos, al tiempo que arrullan el nuestro propio.
Son su presencia y mi esencia las que atesoro en un lugar preferente y prioritario de mi vida. En la cima de mi felicidad.

(Fotos: Propias)

lunes, 16 de abril de 2018

Sin esperar nada a cambio.

"Si no estás preparado para el viaje, 
escoge el camino que conduce al interior de ti mismo.
¡Este camino metamorfosea la mota de polvo
en una magnificencia dorada!"

(Djalâl-od-Dîn Rûmî)

domingo, 8 de abril de 2018

La Cámara Verde

Con las páginas de este libro ha caído una pequeña y valiosa joya en mis manos.
Sus entrañas encierra una original historia y un gran sentido del humor negro, un inteligente sarcasmo se abre camino entre la mente del lector.
Una novela ceremoniosa y al mismo tiempo cómica.
Lo más que me ha gustado, y que sobresale con diferencia : sus letras, su caligrafía, su calidad literaria. Caí rendida ante tanta elegancia.
Qué empaque en el uso de la palabra escrita, qué exquisitez en la elección del vocabulario.

Un bomboncito.
Armonioso, sublime, delicioso.
Así ha sido leer esta historia, a veces narrada por la propia mansión y otras por sus pintorescos habitantes.

Una especie de cuento de fábula con alma nobiliaria.
Es perfecta la forma que erige la sátira en la narración de acontecimientos.
Sin duda ha sido una enorme y grata sorpresa leerlo. De lo mejor en muchísimo tiempo.

Y por si eso fuera poco, si con su interior no bastara (que ya afirmo yo lo contrario: rompió moldes) el libro también, por fuera, es precioso.
Con un material de calidad y una apergaminada portada mate, sin brillos.
Si la extraemos para realmente tocar la piel del libro, nos encontramos con este binomio portada contraportada, entre la excelsa casa y el cielo de nubes blancas que la acompaña.
Un bonito dibujo, rico en detalles y vivos colores.
El marcador es otro detalle más, cortesía de la casa, que te aguarda silencioso en la primera página, listo para marcar los tiempos.

domingo, 1 de abril de 2018

Cuéntame un cuadro.


Érase una vez un joven Veneciano llamado Tiziano, que nació en el seno de una importante familia, en Pieve de Cadore.
La fecha de su nacimiento sigue siendo un misterio, aunque se estima que pudo ser entre 1477 y 1490.
Era un joven habilidoso y pronto despuntó como gran pintor.
Su fama traspasó fronteras y un buen día, un noble Italiano llamado Alfonso I De Este, solicitó sus servicios. Quería crear una espléndida Corte empezando por decorar el Camerino de Alabastro.

El Camerino era una habitación dedicada a estudiar y también se usaba para exponer obras de arte y antigüedades.
La pretensión del Duque Alfonso I de Este, era tener el Camerino más grecorromano y por eso encargó a Tiziano que hiciera versiones de pinturas de la Antigüedad, conocidas sólo por descripciones de la época.
Y el artista lo pintó en óleo sobre lienzo y fue fiel a las imágenes relatadas por Filóstrato el Viejo, un griego erudito que le describió con todo lujo de detalles la pintura helenística que había visto en una Villa a las afueras de Nápoles.

Mira unos Erotes que recogen manzanas. Y no te sorprenda su número. Son hijos de las ninfas y gobiernan a todos los mortales, y son muchos porque son muchas las cosas que aman los hombres [...] ¿Sientes algo de la fragancia que llena el jardín, o no se te alcanza? [...] Hay aquí unas hileras de árboles, con espacio suficiente para pasear entre ellos, y blanco césped bordea los senderos, dispuestos como un lecho para quien quiera acostarse encima. En los extremos de las ramas, manzanas doradas, rojas y amarillas invitan al enjambre entero de Erotes a recolectarlas [...]. La ekfrasis prosigue desvelando el significado de algunos elementos como la liebre, animal asociado a Venus, que tiene una cierta capacidad de persuasión erótica y su caza viene a ser un método violento para conseguir el amor de sus favoritos, o el espejo, que forma parte de la ofrenda de las ninfas a Venus por haberlas hecho madre de los amores.

Y así fue, como poco a poco, se  fraguó la idea que terminaría convirtiéndose en una obra maestra titulada: "Ofrenda a Venus".
Se encuentra en el Museo del Prado y cuando el visitante está delante de él - y de esto doy testimonio yo- sienten que palpan otra dimensión.
Puedo contarles que mis sentidos entran dentro del cuadro y me deleito escuchando a esos amorcitos (cupidos) con sus risas y juegos. Los voy conociendo y reconociendo, uno a uno.
Me cruzo en primer plano con dos que juegan peloteando unas manzanas.
Más allá, un amorcito dispara una flecha, mientras otro le pone el pecho.
Pronto lo llena todo el ruido de dos que juegan a esa especie de lucha libre, uno está subido a la espalda del otro intentando ahogarle e incluso mordiéndole la oreja. Y también escucho cómo los de alrededor le amenazan con tirarle manzanas por tramposo.
Atrás y al fondo, en el centro, un grupo de amorcitos intenta cazar una liebre, animal relacionado con la diosa Afrodita por su fertilidad.
Y les confieso que casi siempre me siento tan inmersa en estos amorcitos, que casi ni veo a las dos ninfas que vienen a  realizar la ofrenda a Venus, en ese rito romano que se repite el primer día de Abril de cada año.
Me olvidaba decirles que estoy descalza en este hermoso y mullido jardín, que huele a hierba fresca.





Sólo cuando empiezo a ver el resto de visitantes, en su ir y venir,  me doy cuenta del espacio que habito y que mis pies están anclados a suelo firme, justo donde empieza y termina este cuentacuadro.

lunes, 26 de marzo de 2018

Al frente

Y cuando algunos me quisieron decir que no había lugar para mi, que no había cabida.  Yo sonreí y les ignoré.
¡¡Qué saben los demás, de lo que yo sí sé!!

sábado, 24 de marzo de 2018

Bordeando.

"No existen las coincidencias...
caminamos cada día, 
sin darnos cuenta,
hacia los lugares y
las personas que nos 
esperan desde siempre".

jueves, 15 de marzo de 2018

De ángeles y demonios.


La vida te da sacudidas.
Te zarandea muchas veces sobre cosas que no mereces, que son injustas y que no tienen vuelta atrás.
Es una página o fragmento de tu vida que no puedes borrar, solo superarlo y tirar para adelante confiando que no te fallen los ánimos y las  fuerzas.
Luego hay terribles mazazos, que no se digieren nunca.

Y en medio de todo eso.....qué bueno dar con la bondad y grandeza humana.
Personas que, en el peor momento de sus vidas, son capaces de sacar fuerza de flaqueza. Apelando a los buenos recuerdos y desterrando a las malas personas y sus hechos deplorables.
Sus gestos y ejemplos no dejan indiferente a la gente de bien. Ni esa manera de  proyectar luz aún en los momento más oscuros.
Me emocionan, me enseñan, y me reconcilian con la humanidad.

Esencial.

En un mundo que se pierde en la riqueza material, en el poder, en el prestigio, en el reconocimiento, en el vivir del escapara...