miércoles, 21 de febrero de 2018

Pintar para desaparecer.


Hace poco descubrí de casualidad a Yayoi Kusama, una artista que vive en un psiquiátrico, donde se internó de manera voluntaria a los 48 años .
Nació en Matsumoto (Japón) en 1929, y durante toda su vida no ha dejado de pintar lunares. Ella dice que eso le hace escapar de sus miedos.

Su infancia fue muy dura.
Padecía de alucinaciones y se veía envuelta en imágenes obsesivas.
Pero su madre nunca supo que estaba enferma y le pegaba continuamente porque hablaba como una loca. Ella cuenta en su libro, que la trató tan mal que hoy sería encarcelada por ello.

A los 13 años la reclutan para coser paracaídas durante la Segunda Guerra Mundial. Eso la marcó de por vida y la convirtió en una activista a favor de la paz.

Era muy pequeña cuando su madre la obligaba a espiar a su adúltero padre, lo que le provocó cierta aversión al sexo. Y reafirmó en ella esa necesidad de pintar para desaparecer. 


Ha realizado películas, con numerosos premios.
Ha hecho grandes aportaciones al mundo de la moda (kimonos llenos de lunares, zapatos, accesorios, joyas...)  
Es escritora.
Es escultora.
Tiene un Museo (Yakoi Kusama Museum) donde expone sus obras y desde hace meses cuelga el cartel de entradas agotadas. 

Es una mujer que ha sabido hacer de su obsesión, un arte. Y una forma única de expresarse. 




Pero no deja de parecerme curioso que su trabajo reafirme su deseo de ser invisible y sin embargo sea lo que le ha dado notoriedad y convertido en una figura más que reconocida.
(Fotos: tomadas de la red)

martes, 13 de febrero de 2018

Los indianos

Un año más, la fiesta de Los Indianos, vuelve a ser el plato fuerte del carnaval de la isla de La Palma.
Y un año más me reafirmo en que no me gustan los carnavales, salvo Los Indianos en La Palma.
Y es que aquello es otro mundo festivo, más alegre, menos chabacano, más distendido, y muuucho más bonito y divertido. Bajo mi punto de vista, claro. Cuestión de gustos...

Es todo un reclamo para las miles de personas que viajan desde todos los puntos del archipiélago canario, en barco o avión.

 




Todos pasean ataviados con la ropa de los Indianos, por las calles peatonales de la ciudad.
Desde primera hora de la mañana del lunes de carnaval (este año el 12-02-0218) van calentando el ambiente con su alegría y bailando al son de la música cubana. 

Hasta las 13:30 , hora en que llega el personaje más emblemático de la fiesta de Los Indianos: la Negra Tomasa.
Van a buscarla al muelle, justo dos calles más abajo.


La Negra Tomasa es un personaje muy entrañable y simboliza a los criados afroamericanos que traían consigo los emigrantes retornados de las tierras antillanas.
Minutos antes, el alcalde de la capital y el cónsul general de Cuba en el Archipiélago, descubren la placa que bautiza por un día a la Plaza de España como Plaza de La Habana.

La fiesta se reanuda por la tarde en la plaza de la Constitución con el reparto de los polvos de talco.
El ayuntamiento distribuye gratuitamente 5.000 botes de polvos de talco que forman parte de la tradicional batalla de polvos que cubre toda la ciudad de un gran manto blanco, y que hacen que sea el momento más apoteósico de la fiesta.






De ahí en adelante y hasta las primeras horas del día siguiente, todo es polvo, música cubana y alegría desbordante por todos los rincones de la ciudad palmera, como forma de rendir homenaje a esos retornados desde Cuba que emigraron en busca de fortuna.

Luego la gente se recoge en sus casas mientras aún resuenan los ecos de la fiesta grande en la mente de todos ellos.
Es entonces cuando los operarios comienzan a limpiar las calles en un ejercicio de vuelta a la normalidad, al día a día en sus maravillosas calles y en su preciosa ciudad.
Soy una enamorada de la isla de La Palma y creo que no hay nada en ella que no me guste.


martes, 6 de febrero de 2018

Osadía.

"Cualquier cosa que seas capaz de hacer,
o que sueñes que puedes hacer, comiénzala.
La osadía tiene genio, magia y poder." 
(Johann Wolfgang Von Goethe)

Estoy muy de acuerdo con Goethe. Creo que todos debemos permitirnos tener un punto de osadía, y hasta de relativa inconsciencia, para no silenciar nuestros sueños ni metas con prejuicios o miedos. 
Entonces seremos libres y capaces de descubrir la particular magia, genio y poder que llevamos dentro.
(Foto tomada de la red).

jueves, 1 de febrero de 2018

Pequeño Valiente.

Por definición, artesanal significa que está hecho a mano o siguiendo las técnicas tradicionales. 
La profesión del artesano, se me antoja una de las más bonitas del mundo. Imagino que cuando se unen profesión y afición, debe reportar grandes satisfacciones. 




Al valor útil y funcional de las cosas artesanales, se une el valor sentimental.
Un artesano siempre deja algo de sí mismo en cada pieza que crea.
Deja su creatividad y buen hacer, la forma de expresarse, deja sus gustos y un poco su manera de sentir. Pero sobre todo, creo que deja mucho cariño y amor en cada creación, y eso se nota.



Seguro que ahora mismo la palabra artesana me queda muy grande, pero sí soy una aficionada y enamorada del DIY (do it yourself - hazlo tú mismo-) sobre todo en lo relacionado con la bisutería.
Me gusta sentarme en mi estudio y teniendo los materiales delante, jugar a combinar, a imaginar la pieza terminada, pensar para quién va dirigida, cómo es esa persona y qué sensaciones me transmite. Siempre hay cosas, pequeños detalles, que nos diferencian del resto. Y que una pieza artesanal hable de ello, es algo que valoro mucho.




Estoy feliz de que, quien conociendo mis creaciones, me haya ido a buscar para invitarme a colaborar en un Mercadillo Solidario a favor de "Pequeño Valiente"(www.pequevaliente.com)

Son unos niños valientes, de eso no cabe duda, y que nos dan auténticas lecciones de vida. Porque a pesar de lo mal que lo deben estar pasando, no suelen perder la sonrisa ni la ilusión.
Dentro de sus complicadas situaciones y sus particulares diagnósticos, en la medida de lo posible hay que darles calidad de vida a estos niños y apoyo moral a sus familias.

Las fotos son mías y las piezas hechas a mano por mi.
Es una pequeña muestra de lo que hice con tanta ilusión, poniendo todo mi amor y cariño en ello.
El 100% de la venta fue íntegro a la Asociación y estoy satisfecha con la experiencia.

Me anima entender y comprobar que cualquier grano de arena es valioso, porque con muchos, se puede hacer una montaña.

domingo, 21 de enero de 2018

¿Sí o sí?


Tantos años atrás y tan vigente en nuestra actualidad.
Hay cosas que no cambian. Ideas básicas y estados emocionales prioritarios.
Y suerte, la de quienes tienen a alguien que se lo recuerde. Porque muchas veces solemos olvidar, o en este caso mirar para el lado equivocado.

martes, 16 de enero de 2018

Vidas que respiran.

Hay sensación en las casas antiguas 
de que algo queda de quien las vivió 
un tibio aroma de café un gesto tierno y familiar 
manos que aprenden a coser en la inocencia del hogar. 
(Pedro Guerra.)




Hay sensaciones muy vividas en el St Stephen´s Green. 
Sea cual fuese la ruta del día por el país, siempre terminaba mis tardes en Dublín, en este parque.
Los rayos de sol dándome en la cara, mientras mi espalda rozaba el césped y mis ojos cerrados ayudaban a imaginar y soñar. 
Es un olor, un sabor, un color, un sonido. Son vidas que respiran. Los ecos de quien por allí pasó, de tardes compartidas, de risas y alegrías, de confidencias, de amor y desamor, de tranquilidad, de satisfacción y de hogar. 
A las sensaciones antiguas, dejé alguna mía. 
Mi momento, mi tiempo, mi pasado y presente, mi lugar, mis miradas y sonrisas, mis sueños, mis latidos, mi respirar, mis ganas de estar.  

jueves, 11 de enero de 2018

Me lo recomiendo.


De la entrevista que hace Marco Tosatti, al padre Amorth, se desprende en un inicio que este sacerdote fue un hombre con sentido del humor y con una marcada sencillez. Pero sobre todo,  y ya no sólo como primera impresión de esa entrevista sino por los testimonios que nos compartió en este libro, que fue un hombre sin atisbo de miedo y con una gran fe.
Los testimonios impresionan e impactan.
Te hace pensar, pues no toda posesión demoníaca es como el cine nos la vende, suelen ser casos menos comerciales, menos visuales. Digamos que son mucho más sutiles, del día a día, más reales.

Hace un tiempo escuché hablar sobre los exorcismos del padre Amorth,  supe entonces que había escrito varios libros, y heme aquí con éste .

Me lo trajeron los Reyes Magos de Oriente, los mismos que llevaron oro, incienso y mirra al niño Jesús cuando nació. Con esos orígenes -me dije con humor- tenía que leerlo sin miedo,  aunque no siempre lo conseguí.

Hay ahora dos libros que me recomiendo a mí misma leer al menos una vez al año.
Estas memorias, son el segundo de ellos.
Testimonios que te hacen pensar (sin obsesionarte), abrir la mente, y darte cuenta del peligro en que no reparas habitualmente, así como el efecto y dimensiones que alcanza. Te hace ser consciente de esa realidad, que no es nueva, y que se remonta muy atrás en la historia.

"¿Yo, miedo de Satanás? Es él quien debería temerme a mí ".
(Padre Gabriele Amorth)

Pintar para desaparecer.

Hace poco descubrí de casualidad a Yayoi Kusama, una artista que vive en un psiquiátrico, donde se internó de manera voluntaria a los 48 ...